Isabelli Fontana

October 12, 2016

 

Es musa de firmas como Moschino, Balmain, Calvin Klein, Bvlgari, Victoria’s Secret, L’Oréal, Versace, Valentino y Dolce and Gabanna. Tiene en su book centenares de portadas mundiales y en su memoria el haber participado de pasarelas en las semanas más importantes de la moda. Es lo que Isabeli Fontana (Curitiba, 1983) ha conseguido forjar desde los 12 años, cuando su vecino, en una suerte de predicción, le habló a su madre sobre un curso que le enseñaría, entre otras cosas, a modelar a la ya deslumbrante Isabeli. Desde entonces, algo en ella la hace ser cautivante, una mezcla entre dulzura y desafiante sensualidad, que le ha permitido desarrollar una carrera que está lejos de terminar.

 

Donatella Versace, Mario Testino, Eva Cavalli, Ricardo Tisci y Karl Lagerfeld son algunos de los tantos personajes que componen su mágica lista de grandes amistades en el rubro de la moda y del que está orgullosa de pertenecer. “Fue mi madre quien me ayudó a llegar a ser una supermodelo, inculcándome el ser persistente y también fortaleciendo mis inseguridades, para poder interpretar muchos personajes”, nos cuenta mientras afirma con convicción que fue ella quien la motivó a avanzar por esta carrera que tantas oportunidades le ha entregado.

 

Su primera portada fue para Elle Brasil, pero también recuerda con impacto lo estremecedor que fue aparecer en la tapa de Capricho Magazine, una revista adolescente de su natal Brasil y que prácticamente la catapultó al estrellato. Bajo la mirada de Isabeli, todo comenzó cuando se instaló en Nueva York, ese gran paso le permitió empinarse en una carrera de éxitos que hasta ahora no ha parado. “Esa ciudad me ha dado la oportunidad de conocer increíbles y talentosos profesionales; diseñadores, estilistas, fotógrafos, maquilladores. Reales artistas que hacen que yo esté enamorada de este mundo de creación”.

 

Parte de su especial encanto es la sinceridad con que se presenta y la naturalidad con describe su trabajo, alejándose completamente de cualquier pose de diva que la haga parecer inalcanzable. Isabeli se define como una persona tímida y nos habla de cómo consigue que ese adjetivo no se deje ver, “simplemente encarno otra persona cuando estoy en una pasarela o frente a las cámaras, nunca soy yo cuando estoy ahí, finjo que Isabeli está en casa y me convierto en un camaleón”. Además, con suavidad y asombrosa sabiduría, combina a diario su trabajo como modelo con su rol de madre, ese en el que admite inyectar lo mejor de su ser. “Yo doy lo mejor de mi todo el tiempo, mucho amor y devoción a mis dos hijos cuando estoy cerca de ellos. Los extraño mucho y ellos me extrañan a mi cuando viajo, pero siento que estoy dándoles un gran ejemplo de vida. Tampoco puedo negar que disfruto muchísimo cuando estoy viajando, me hace crecer como ser humano y con el paso del tiempo he aprendido a disfrutar de mi soledad”. Ella vive la vida de prisa y como si ésta fuera una sola, siempre convencida de que hay que gozarla con alegría y sin culpas. “La vida es corta, por lo tanto lo que quiera que hagas, debes hacerlo feliz y disfrutando. Voto completamente por todo lo que traiga felicidad y te haga sentir cómoda”. Es que Isabeli cree que reflejar alegría te pone en otra escalón cuando de medir la belleza se trata y que no hay nada que haga más atractiva a una mujer que el sentido del humor, “por eso mi rutina diaria incluye entrenamiento, pero también meditación, porque me gusta cuidar mi mente, cuerpo y alma, esa es la real rutina de belleza por la que yo estoy apostando”.

 

Sus pasadas vacaciones en San Pedro de Atacama o estar rodeada de la gente que más ama en Florianópolis suelen ser los panoramas que evoca con mayor añoranza. Practicar swimming paddling y running. Escuchar reggae o rock. Y por su puesto, estar en contacto con el aire libre, la playa y el mar, soñando con los futuros proyectos que la tienen concentrada en lanzar con bombos y platillos su propia marca. Es que Isabeli nunca para.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE