El Bra deportivo correcto

December 19, 2016

Saber exactamente cuál es tu talla, entender qué tipo de soporte necesitas en función del ejercicio que realices y comprender que se trata de una cuestión de salud son algunas de las claves.

 

Cuando una mujer se decide a empezar a hacer deporte, salir a trotar, ir al gimnasio, practicar yoga, o tomar clases de danza, por ejemplo, lo primero en lo que piensa es en la vestimenta. ¿Tengo las zapatillas adecuadas? ¿Qué patas me entregarán la mayor elasticidad? ¿El top que tengo es lo suficientemente respirable para sentirme siempre fresca y cómoda?

                Nos informamos sobre la última innovación en running, sabemos cuál es nuestro tipo de pisada y qué zapatillas nos ayudarán a ser más veloces, conocemos la tecnología de las prendas deportivas que nos harán sentir más ligeras y frescas y que nos entregarán la firmeza que necesitamos y, entonces, ¿por qué no hacemos lo mismo con el sujetador deportivo?

                Escoger el sujetador o bra deportivo correcto es tanto o más importante que cualquier otro elemento de nuestro outfit. Según Bárbara Peschiera, Nike Trainer, “es imprescindible escoger el bra que se adapte a nuestras necesidades deportivas y fisiológicas. Debemos usar el sujetador adecuado cuando practicamos actividad física para sentirnos más cómodas, ya que nos protege y evita el impacto”. Para saber si acertamos en nuestra elección, a continuación, se presentan algunos consejos.

 

La talla es lo primero

Parece obvio, pero en realidad no lo es. Dependiendo del modelo, de la marca, o del estilo del sujetador, las tallas pueden variar. Por eso, es indispensable probárselo. Y no se trata solo de ver si el modelo nos gusta o nos queda bien, sino de moverse un poco, analizar si estás cómoda, si te sientes libre y, a la vez, protegida. La banda que queda debajo del busto debe quedar ajustada, pero no tanto como para no poder respirar.

Bárbara Peschiera destaca dos elementos claves: el contorno y la copa. “Lo primero es tener claro cuál es nuestro contorno -la medida por debajo de la mama, que puede ser 80, 95, 100, etc., si se trata de una medición europea; o 34, 36, 38, y más si se usa el sistema americano-. Por otro lado, hay que conocer también el volumen del pecho, que indica la profundidad de la copa -A, B, C, D y E-. Teniendo clara esta información, se podrá identificar la talla correcta. Si no es así, no te aventures a escoger por ti misma, lo mejor es consultar a la asesora o especialista de la tienda”. 

 

Un sujetador para cada actividad física

                Tan importante como la talla es elegir el modelo de sujetador deportivo que más se adecúe a nuestra actividad física. “Debemos tener claro para qué tipo de deporte necesitamos el bra y cuál es su intensidad de impacto”, asegura la Nike Trainer. “Además, es súper importante comprobar que sea 100% transpirable, por un tema higiénico, y que tenga las costuras planas para que sea más cómodo”.

Peschiera clasifica los deportes según si son de alto, medio o bajo impacto. “El running o los steps, por ejemplo, son deportes de alto impacto y necesitan un mayor soporte. Si la mujer tiene mucho pecho, el sujetador más adecuado para ella sería Nike Pro Rival. Sus copas son modeladas y entregan toda la comodidad y seguridad para entrenar en la máxima intensidad”.

“Hay deportes de intensidad media, como la bicicleta o el training. En esos casos, y si la mujer tiene un volumen medio, mi recomendación sería Nike Pro Classic o Pro Fierce con modelado en las copas, breteles cruzados en la espalda y excelente ventilación”, comenta Peschiera.

“En el caso de los deportes que requieren un soporte ligero como yoga, danza o pilates, Nike Pro Indy podría ser la mejor alternativa. Cuenta con tirantes ajustables, relleno extraíble y diseño de malla en la espalda”, concluye la entrenadora.

 

Cómo saber si el bra que estoy usando es el correcto

Ante esta pregunta, Bárbara Peschiera dice que lo más importante es tener claro cuál es la intensidad de impacto del deporte que se practique. Por ejemplo, “si realizas un ejercicio de bajo impacto, puedes llevar cualquier tipo de sujetador, que sea cómodo, elástico y que tenga un mínimo de sujeción. Si tu deporte es de impacto medio, entonces necesitas un sujetador que se mantenga ajustado al pecho. Por último, los ejercicios de alto impacto y que implican rebote del cuerpo requieren una mayor sujeción; por eso, debes elegir un sujetador con espalda cruzada y costuras reforzadas”.

 

Consejos de experta

Bárbara Peschiera finaliza con algunos consejos muy prácticos. “Nunca compres un sujetador deportivo sin haberlo probado antes. Muévete un poco para sentir si la sujeción es la adecuada para lo que necesitas”.

“Hay que saber cuándo es el momento de dejar de usar un sujetador deportivo. Por mucho que te guste, o por muy bonito que sea, si ha dejado de cumplir su función, es el momento de cambiar”, indica la entrenadora.

Y finaliza: “Invertir en un buen sujetador deportivo es invertir en tu salud. No se trata solo de comodidad, también es cuestión de evitar dolores de espalda, molestias incómodas, entre otras cosas”.

 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE