LOS FACIALES NO INVASIVOS PARA LA PIEL MASCULINA EN INVIERNO

La disminución de manchas, cicatrices o arrugas del rostro se puede realizar con métodos

dermatológicos, como peeling, láser o la aplicación de toxina botulínica. Sin, embargo antes de

tomar una decisión, los pacientes deben considerar factores como efectividad, rapidez y el mejor

momento para realizarlos. Esto se puede conversar con el dermatólogo y así realizar un programa de

tratamiento.

En este sentido, la época perfecta para someterse a este tipo de técnicas es el invierno, ya que la piel

tiene menor exposición al sol, lo que ayuda a lograr mejores resultados y una recuperación más

rápida.

A continuación, la dermatóloga de Clínica la Parva, Dra. Stefania Toso, recomienda cuatro

tratamientos faciales para esta temporada invernal.

1. Peeling (Químico)

En este procedimiento se utilizan abrasivos cutáneos químicos, que son sustancias que irán sacando

o “pelando” las capas superficiales de la piel. Algunas de estas sustancias son el ácido glicólico,

mandélico, cítrico y retinoico. Estas sustancias inducen la descamación de la piel, generando la

descamación de las células más “antiguas” y la regeneración de la piel con células nuevas. Esta

técnica mejora y restaura el daño causado por exponerse mucho al sol, disminuir las marcas de acné,

envejecimiento prematuro y manchas, entre otras. Así, la piel luce más joven, brillante y con menos

arrugas y manchas.

2. Láser para rejuvenecimiento (CO2)

El láser CO2 ha demostrado su eficacia para lucir un rostro más joven. Tiene la propiedad de renovar

la piel, retirando las capas más superficiales de la piel. Produce un daño térmico controlado con una

capacidad de penetrar en las capas más profundas de la piel produciendo un efecto “lifting” el cual

se ve unos meses post procedimiento. Este láser es el indicado en fotoenvejecimiento y en cicatrices

de acné. “Así se consigue la renovación de la capa superficiales y profundas de la piel, disminuyendo

las cicatrices y la flacidez facial, afirma Toso. Este tratamiento funciona mediante la aplicación del

Láser, lo cual produce “una injuria controlada en la superficie de la cara, logrando mejorar arrugas

superficiales, incluso alrededor de los ojos”.

3. Láser para rosácea (Harmony)

Este procedimiento es para los pacientes que tienen la cara roja, es decir, en el tratamiento de la

rosácea. Se utiliza un haz de luz que va dirigido a los vasos sanguíneos. “Esta técnica es efectiva para

remediar algunos de los síntomas de esta patología como vasos sanguíneos dilatados, cara roja con

los cambios de temperatura o manchas en la piel, entre otros”. Asimismo,el láser de Luz Pulsada

Intensa (LPI Harmony) es una máquina que permite una rápida recuperación por parte del paciente.

Además este láser tiene el beneficio de estimular la producción de colágeno en la piel, mejorando su

apariencia y disminuyendo las arrugas y flacidez.

4. Toxina Botulínica

La aplicación de esta toxina con propósitos cosméticos es conocida desde hace mucho tiempo. El

tratamiento consiste en inyectar este medicamento que provoca una relajación muscular temporal.

Se aplica mediante inyecciones con agujas finitas en los músculos, que son prácticamente indoloras,

por lo que no requieren anestesia. Este procedimiento produce un efecto de relajación en la

musculatura de la cara y disminución de las arrugas dinámicas, es decir las que se producen con la

gesticulación, manteniendo la expresión natural del rostro en los pacientes. Se aplica en las zonas

donde hay arrugas o líneas de expresión, es un procedimiento que no toma mucho tiempo y que

requiere control generalmente a las 2 semanas de aplicado explica la doctora de Clínica la Parva.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020