COPENHAGUE, CIUDAD SOBRE RUEDAS

December 20, 2017

Con más bicicletas que habitantes, la capital de Dinamarca se sitúa como uno de los destinos con más estilo para visitar. Desde sus barrios más conocidos, como Nyhavn o Strøget –la calle peatonal y comercial más larga de Europa–, hasta la mística Christiania, Copenhague es, definitivamente, una de las ciudades más felices del mundo.

 

Fotografías: Cristobal Stevenson

 

 

“No olvides llevar un impermeable”. Este es el primer y más sabio consejo que vas a escuchar al llegar a Copenhague. Es que incluso durante el verano las lluvias no dejan tranquila a esta capital. Sin embargo, no es ningún impedimento para descubrir los maravillosos rincones de la ciudad de Hans Christian Andersen. Lo primero que hay que hacer es conseguir una bicicleta, una tarea bastante fácil, debido a que existen más de 450 kilómetros de rutas exclusivas para bicicletas, incluyendo los puentes que atraviesan el centro de la ciudad hacia Amager –donde se encuentran la playa y el aeropuerto–, exclusivos para este vehículo de dos ruedas. Además, cerca del 50% del total de los viajes se realizan pedaleando, así que es común encontrar tiendas para arrendar una bicicleta. 

 

NYHAVN

Decenas de casas de colores adornan lo que se conoce como el “nuevo puerto” (su traducción al español) de Copenhague. Sin duda, una de las zonas más turísticas y caras, pero que de todas maneras hay que visitar y para capturar con tu teléfono la imagen que se incluye en todas las postales de Dinamarca. Este lugar ha sido remodelado en varias ocasiones, hasta que finalmente en 1912 se construyó el actual puente y en 1960 el alcalde de la ciudad inauguró esta zona como puerto-museo. Al comienzo del canal existe una inmensa ancla que simboliza los soldados de la marina que fallecieron combatiendo durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, el paseo se encuentra rodeado de bares, restaurantes y hoteles, y es uno de los sitios más visitados de Copenhague. Lo recomendable es comer en alguno de los restaurantes con vista al canal, al menos una vez, y degustar el famoso smørrebrød, plato típico que consta de una rebanada de pan danés –pan integral con diversas semillas–, pescado, remoulade (un aderezo de mayonesa y mostaza) y acompañarlo con una de las tantas cervezas hechas en Dinamarca. ¿La más recomendada? Una fría y tradicional Carlsberg.

 

STRØGET

Conocida como la “shopping avenue”, tiene más de un kilómetro de extensión que cruza por la mitad del centro y se divide en pequeños callejones donde se encuentran las principales tiendas. Es el sitio perfecto para ir de compras y visitar algunos de los dos centros comerciales que se encuentran en el camino (Illum y Magasin Du Nord). A solo cuadras del final de este paseo peatonal encontrarás Nyhavn, y si cruzas el puente hacia el otro lado de la isla y caminas 10 minutos, llegarás a Christiania. Sin duda, Strøget es el mejor punto de partida para conocer la ciudad.  

 

CHRISTIANIA

De seguro que ni siquiera el famoso poeta y escritor danés Hans Christian Andersen se imaginó que en medio de la ciudad existiría una utopía hecha realidad. Porque en medio del desarrollo y la majestuosidad de edificios con más de 100 años de historia, se encuentra el “pueblo libre de Christiania”. Con unos mil residentes en algo más de 30 hectáreas, Christiania es una comunidad en medio del barrio de Christianshavn que se autoproclamó como independiente del Estado danés. Su mayor ingreso es el turismo, ya que cuenta con bares, restaurantes y la venta de drogas blandas como marihuana y hachís. Algunos puntos importantes que todo turista debe saber antes de visitar Christiania es que está prohibido tomar videos y fotografías al interior, y que la venta de comida y alcohol es casi un 50% más barato que en el resto de la ciudad, debido a que se encuentra libre de impuestos. Una experiencia que hay que vivir.  

 

PARA SABER

Durante el verano, Dinamarca tiene varias horas de sol. De hecho, en junio amanece cerca de las cuatro de la mañana y no oscurece hasta las 11 de la noche. Por el contrario, en invierno las horas de luz pueden llegar a ser solo cinco o incluso menos, así que es importante la fecha en que visitas Copenhague. Tampoco debes preocuparte por el idioma, porque, aunque el danés es bastante difícil de entender, todos hablan inglés fluido.

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020