LAZOS DE HISTORIA Y ESTILO

December 26, 2017

La familia Mascaró fundó el año 1918, en España, su compañía manufacturera de calzado y bailarinas. Hoy, tras casi un siglo de existencia, la marca PrettyBallerinas, parte de este grupo centenario, puede jactarse de seguir preservando un proceso de producción artesanal y de un finísimo ojo puesto tanto en la alta calidad como en los detalles.

 

Fotografías gentileza Pretty Ballerinas

 

 Cerca de 900 modelos diferentes de PrettyBallerinas se lanzan cada temporada alrededor del mundo, y cada uno de ellos surge como resultado del trabajo de cientos de artesanos, desde la fábrica apostada en la mediterránea isla de Menorca hace ya 100 años. La historia comienza con un incipiente proyecto en el verano de 2004. “Hasta ese momento, casi el 80% de las ventas de nuestra compañía eran bailarinas básicas en colores como azul marino, negro y marrón. Nosotros estábamos seguros de que había público para una bailarina más fashion, un público atrevido, que apostara por el leopardo, la cebra, por los colores vivos, por la mezcla de materiales”, cuenta David Bell, uno de los fundadores de PrettyBallerinas. “Como fabricantes, éramos expertos en zapatillas de ballet desde 1918, probablemente una de las empresas con mayor experiencia del mundo en este tipo de calzado, y quizás no lo estábamos sabiendo comunicar lo suficientemente bien. Por eso, buscamos una nueva manera de presentarlas ante el público y la solución fue PrettyBallerinas”, agrega Bell, quien conoció a Úrsula Mascaró por esos azares del destino en un autobús y con quien, además de casarse, formó esta marca.

 

Desde ese entonces, maravillosos modelos se han creado en la fábrica española, todos bajo la premisa de un proceso de creación continuo, que involucra cuatro colecciones al año. Cada bailarina que se fabrica pasa por 70 manos diferentes durante su confección, lo que delata el gran trabajo que hay detrás de la firma y que se establece como su gran secreto. Ellos buscan aunar lo mejor de esos casi cien años de tradición artesana con las tecnologías más actuales que ofrece el mercado. Una de las grandes ventajas que sus fundadores confiesan tener es el hecho de mantener su propia fábrica y de tener la producción íntegra en España. “Hay modelos de los que fabricamos 20 mil y otros modelos sólo 20, porque no tenemos obligación de alcanzar mínimos y hay diseños que no son comerciales, pero que creamos exclusivamente como acciones de marketing, escaparate o simplemente porque nos gustan”. Es la manera con que la firma ha sabido ganarse un lugar en el podio de las grandes marcas de moda, porque hoy visten a las mujeres más sofisticadas del mundo, quienes buscan en PrettyBallerinas comodidad, calidad y estilo, algo de lo que la marca sabe y que logra transmitir en todo su concepto, siempre con la misma esencia. Basta ver el logo, la caja, la bolsa o entrar a alguna de sus 77 tiendas, para captar ese mágico allure femenino que la sustenta.

 

 

El proceso de creación está en manos de cuatro diseñadores que componen el equipo, además de cuatro técnicos, especializados en la artesanía del calzado. Son ellos quienes crean estos maravillosos modelos. “Sólo utilizamos los mejores materiales seleccionados en países como Italia y España. Para mí es imposible llegar a recrear nuestros 98 años de experiencia diseñando bailarinas. Tenemos con nosotros nietos de los trabajadores que empezaron con el abuelo Pedro Mascaró en la fábrica. Esto significa que cada uno de los trabajadores es un experto especialmente calificado y formado en exclusiva para la fabricación de bailarinas, y eso se refleja en la calidad del producto final, porque ellos nunca están satisfechos hasta que el resultado es perfecto”, afirma David Bell ante nuestra pregunta sobre cuál es el gran agente diferenciador entre una PrettyBallerina y una bailarina de otra marca.

 

Evidentemente, todo este trabajo lleno de tradición, se refleja en un producto exclusivo y hecho con los mejores materiales posibles, y también se puede ver en las llamativas colaboraciones que han desarrollado con otras firmas, con artistas y diseñadores, como la actual colección PrettyBallerinas for Pineda Covalín en México DF. Un mix de movimientos hechos para encantar a la mujer que vibra con la marca, “una mujer actual, cosmopolita y que hoy puede estar en Santiago de Chile, mañana en New York y pasado en Barcelona o Mahón. Una mujer dinámica, capaz de compatibilizar su vida familiar, profesional; que por la mañana puede estar en una cita del colegio de sus hijos, almorzar en una reunión de trabajo y terminar el día en un evento o un show. Una mujer activa, segura e inteligente. Una mujer que sabe muy bien lo que quiere y que no sigue a los demás. Esa es la mujer PrettyBallerina”, asegura su fundador.

 

Para el futuro cercano, la marca planea desarrollar su primer perfume y tal vez incluso sumar a la gama de productos su propia línea de anteojos de sol, ideas que seguramente se concretarán en sólidos éxitos, como lo han sido las recientemente lanzadas #PrettySneakers, otras rotundas ganadoras y merecedoras del adjetivo must have en cualquier armario femenino.

 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020