VUELTA AL MUNDO CON GOYARD

January 5, 2018

Las creaciones de Goyard, el fabricante francés de artículos de viaje más discreto del mundo y sinónimo de la quintaesencia del lujo, abarcan desde enormes baúles hasta monederos pequeños, que son auténticos tesoros para el viajero.

 

 

El aumento del número de vuelos diarios, la ampliación de los aeropuertos en gigantescos terminales y la avalancha de compañías low cost no han hecho más que acentuar un problema: ¿Cómo reconocer la maleta cuando ésta avanza a velocidad de vértigo sobre la cinta de equipajes llena de valijas idénticas? La solución aparece fácil: desplazarse con una maleta exclusiva y personalizada Goyard, el fabricante francés de artículos de viaje más discreto del mundo. La historia de la casa empezó en 1853, cuando François Goyard, empleado en un taller de fabricación de baúles para coches de caballos, abrió una tienda propia en el centro de París. Era la época en la que los viajes comenzaban a popularizarse. La nobleza y la alta burguesía se desplazaban con mayor frecuencia y necesitaban equipajes sólidos en los que transportar sus pertenencias. De baulero, Goyard pasó a fabricante de maletas y bolsos de viaje. Si en pocos años el negocio alcanzó una reputación considerable, fue Edmond, el hijo de François, quien dio a la firma un carácter único. En 1892, el chico inventó una tela impermeable que todavía no ha pasado de moda. Se trata de un tejido de algodón y lino untado con una pasta de goma elaborada a partir de tallos de acacia, una variedad de planta procedente de la India. Cuando la pasta se seca, el resultado es un tejido flexible, compacto y, a la vez, muy resistente. 

 

Todos los artículos Goyard, desde los enormes baúles hasta los monederos más pequeños, están fabricados con la misma tela, que posee un dibujo geométrico en forma de espiga realizado a mano. «Hay que tener en cuenta que a finales del siglo XIX había en París muchísimos fabricantes de maletas que se copiaban unos a otros», señalan desde el departamento de prensa de Goyard. «Era importante encontrar un distintivo que hiciera de nuestros artículos algo diferente. Además del dibujo, en cada 30 o 50 centímetros de tela está marcado el nombre E. Goyard y la dirección de la tienda, 233, rue Saint-Honoré. Este dato supone un signo de identificación y de autenticidad». Imagina unas espigas entrelazadas y pintadas a mano en diferentes tonos, sobre una tela impermeable y muy resistente, imprimiendo en ella, y de manera discreta, Goyard St Honoré Paris. La tradición de la tela recubierta de goma ha perdurado hasta nuestros días, pero con el tiempo, las técnicas antiguas se fueron olvidando. 

 

 

El traspaso de la casa Goyard en 1998 permitió recuperar los gestos y los materiales que han forjado la reputación de la marca. Jean-Michel Signoles, un industrial francés apasionado de los artículos de viaje, adquirió la empresa. No fue una venta cualquiera, ya que Signoles era amigo de la familia y coleccionista de artículos Goyard desde hacía más de 25 años. Una de las primeras decisiones que tomó fue instalar en el sur de Francia un laboratorio de ideas y un taller de producción donde fabricar el equipaje rígido del modo más artesanal y con los mejores materiales, así como recrear modelos; tal es el caso del bolso Steamer, ideado hace 120 años y que siguen produciendo. «No se trata de una inversión. Jean-Michel Signoles es un amante de las maletas que trabaja con sus hijos en la recuperación de la historia y el patrimonio de la empresa. Gracias a su esfuerzo y sus investigaciones hemos podido regresar a la elaboración artesanal tal como se hacía a finales del siglo XIX», explican. Todos los artículos están fabricados a mano en un taller del sur de Francia, cuya dirección está entre los secretos de la casa mejor guardados. «Las tres únicas casas francesas que perpetúan este savoir-faire son Hermès, Louis Vuitton y Goyard», continúan. «Es un oficio en el que intervienen distintos materiales, como la madera, que en cierta manera es nuestra materia prima. Toda la estructura de los baúles y maletas rígidas están hechas de madera de álamo, que cuando se seca se vuelve densa, ligera y muy sólida. Es la única madera que no se deforma con el paso del tiempo».

 

 

 

Pero quizás la particularidad más destacada es que cada cliente puede personalizar el equipaje con sus iniciales y sus colores. «Antiguamente, sobre todo cuando la gente viajaba en barco, cada baúl estaba numerado y llevaba una banda bicolor pintada con pigmentos naturales, que permitía identificar a su propietario. Las maletas de la duquesa de Windsor tenían una banda amarilla y azul, mientras que en las del duque la banda era amarilla y roja», añaden. Entre los clientes más célebres de la casa se encuentran Sarah Bernhardt, John Rockefeller, el Maharajá de Kapurthala, Arthur Conan Doyle, Catherine Deneuve y otros personajes actuales. Para colmo de rarezas, Goyard no hace colecciones. Nada de seguir las tendencias de la moda. «Nuestros artículos son reediciones de modelos antiguos. Incluso, algunos bolsos actuales se basan en diseños de hace casi un siglo, reinterpretados para la vida de hoy. Sin embargo, buena parte de nuestra producción proviene de las piezas a medida. Podemos hacer cualquier tipo de baúl o maleta para guardar el objeto que sea». Uno de los modelos más espectaculares es la Terminal Five, un arca de dos metros de largo y uno de alto que contiene dos patinetes, una nevera, sillas plegables e incluso una mesa de pinchadiscos. También cuentan con clientes excepcionales, como el chef Alain Ducasse, que les encargó un baúl para llevar sus instrumentos de cocina. Es alguien que viaja mucho, tiene restaurantes en todo el mundo y, además, le gusta organizar cenas privadas. Se trata de un arca culinaria de poco más de un metro de alto, dividida en dos partes, cada una de ellas con compartimentos especiales para los utensilios. Además, han realizado muchos baúles biblioteca. Hay uno que contiene todas las guías Michelin, o el que les encargó la editorial de libros de lujo Assouline para su línea de los mejores volúmenes de la moda. Tradición pura y que no se basa sólo en las actuales normas de estilo.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020