EL LUGAR EN EL MUNDO QUE LO TIENE TODO

January 19, 2018

Cuando pensamos en vacaciones soñadas buscamos maravillarnos con paisajes asombrosos, deliciosa comida y una habitación de película donde amanecer. Eso y más ofrece Nueva Zelandia, un imponente lugar en el suroeste del Océano Pacífico. Un lugar mágico que debes conocer.

 

 

Nueva Zelandia es un país compacto y definitivamente un destino multifacético, con diversidad de paisaje, clima y gente. Es un pequeño país del Pacífico Sur que se ha convertido en un destino turístico importante que ha superado su huella global. Las dos islas principales y todas sus pequeñas islas ofrecen condiciones climáticas, geográficas y regionales sumamente contrastantes y establecen un escenario para aventuras al aire libre y un estilo de vida único.

Hoy, los neozelandeses son el producto de una diversa población étnica -maorí, europea, de las islas del Pacífico y de Asia, en su mayor parte-, pero juntos forman un rico paisaje cultural que se traduce en un sinfín de experiencias y eventos. A esto hay que agregar que es un país accesible, pequeño, pero muy bien comunicado y fácil de recorrer, bien señalizado, con caminos libres de tráfico a través de hermosos paisajes que hacen de la conducción todo un placer, y donde además podemos encontrar una gran variedad de rutas del vino, rutas históricas y costeras. También existen algunos lugares donde sólo se puede acceder en helicóptero o en barco -se encuentran en lo alto de la montaña, enclavados en lo profundo de un bosque o rodeados de mar-. 

 

COMPLEJOS DE ENSUEÑO

Uno de los más exclusivos alojamientos que ofrece Nueva Zelandia es el Riverrun Lodge, incluso fue donde el Príncipe Harry tomó un descanso junto a su equipo de trabajo, pasando la tarde y la noche en el Lodge. Este se encuentra en el borde occidental de la región vinícola de Central Otago -famosa por sus excelentes vinos pinot noir-, por lo que el grupo real fue recibido con Roaring Meg pinot noir de Mt Difficulty y pinot noir de Felton Road.

 

 

Otra opción ideal para los amantes del deporte es Aro-Ha. Se encuentra en la reserva Wyuna, a orillas del lago Wakatipu, rodeado de majestuosas cimas cargadas de nieve, a 40 minutos de Queenstown y a cinco minutos de la pequeña ciudad histórica de Glenorchy. En este retiro alpine adventure, los heliesquiadores no sólo se pueden deslizar en polvo de nieve virgen, sino que también pueden disfrutar del programa de bienestar Aro-Ha, que incluye yoga diario, masajes y un menú con cocina saludable, que ofrece una dieta orgánica densa en nutrientes.

 

GASTRONOMÍA ORGÁNICA Y GOURMET 

La innovación culinaria y la diversidad cultural han ayudado a ganar reputación a Nueva Zelandia, que se ha hecho conocido como un emocionante destino de fina comida para foodies exigentes. Un creciente reconocimiento de los productos orgánicos, el origen de los alimentos y las opciones saludables están impulsando un movimiento hacia lo hecho localmente. Chefs innovadores hacen un uso inteligente de sabrosos ingredientes recién cosechados desde el jardín, la tierra y el mar, para que, acompañados por premiados vinos, la experiencia gastronómica de Nueva Zelandia sea una de las mejores del mundo. Además de una extensa lista de restaurantes, establecimientos de comida especializada y cafeterías, también hay una tendencia creciente hacia cenas privadas que ofrecen a los turistas una experiencia auténtica de cocina casera de la región. Muchos lodges, hoteles boutique y establecimientos Bed & Breakfast ofrecen a los huéspedes la oportunidad de diseñar su propio menú, reuniendo ingredientes locales e invitándolos a tener una comida preparada por chefs especialmente seleccionados.

 

 

RUTA DEL VINO

En línea con la propuesta culinaria del país, el clásico circuito del vino en Nueva Zelandia es una experiencia que ofrece momentos inolvidables a lo largo de una ruta señalizada de 380 kilómetros a través de algunos de los paisajes más pintorescos de Nueva Zelandia. El viaje te llevará a través de las regiones que representan más del 80% de la producción de vino en el país. Combinada con los productores de alimentos artesanales, mercados de agricultores y la escena bulliciosa de cocina en Wellington, esta ruta hará a tu corazón foodie cantar y crearán una experiencia inigualable para disfrutar de las vacaciones.

Más de 230 bodegas se encuentran a lo largo del sendero, tanto las islas Norte y Sur, y aproximadamente 100 tienen la puerta a la cava, abierta a los amantes del vino. Un número creciente de viñedos también ofrece comedores, alojamiento y excursiones para los visitantes. 

Nueva Zelandia es un destino para no perderse. Los vuelos llegan al aeropuerto de Auckland, ubicado al norte de la Isla Norte, y desde allí se pueden tomar vuelos de conexión hacia la mayoría de las ciudades para armar un recorrido completo y a la medida, para tener esas exclusivas vacaciones que imaginaste.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE