INSIDE CHANEL COUTURE

February 13, 2018

 

Entrar en la sala de exposición de Chanel en Nueva York, una townhouse adosada de estilo europeo a pocos pasos de la Quinta Avenida y sus calles pavimentadas de oro, era como entrar en el famoso mundo de Coco Chanel. La sala de exposición se parecía mucho al primer taller de Chanel en 31 Rue Cambon en París, con sus paredes blancas y su famosa escalera donde las prendas de vestir toman el centro del escenario.

 

La primera parada del recorrido por la colección de Chanel Spring 2018 Couture, fueron los trajes de tweed, sinónimo de la casa. Las prendas de colores verdes y rosas colgaba uno al lado del otro complementándose. Cada pieza fue trabajada meticulosamente por las "petites mains" del atelier.

 

Mathilde LeTourneux, representante de Relaciones Internacionales de Chanel, destacó el corte redondo del hombro, una construcción única para un traje de alta costura de Chanel. Está construido de esa manera para una mayor comodidad y movilidad. Todas las costuras del hombro estaban cubiertas por la famosa trenza de tweed Chanel. Los botones de las chaquetas estaban hechos de vidrio, que recuerdan el estilo barroco de las vestimentas religiosas de la abadía de Aubazine, donde creció Coco Chanel.

 

Nuestra siguiente parada fue en el segundo piso, donde nos esperaban los trajes de noche. La primera prenda era una camisa de seda blanca con los botones distintivos de la casa, con un cinturón de cinta fucsia y una falda hecha de seda que ha sido pintada a mano con acuarela.

 

Finalmente llegamos a los vestidos. ¡Se colgaron allí en toda su gloria, cubiertos de tul, cristales y plumas!  

 

El primer vistazo fue al número 33, un mini bordado envuelto en tul. El mini vestido tomó 600 horas de trabajo, el bordado consta de 205.590 elementos, todos los cuales se han bordado a mano. El tul requirió 385 horas adicionales y 210.800 elementos bordados. ¡Verdaderamente una obra maestra de alta costura!

 

El resto del tour fue una explosión de Haute Couture, lleno de dulces para satisfacer a los gustos de María Antonieta. Los looks completos se presentaban en maniquíes junto a pantallas que mostraban el proceso de creación de cada prenda, técnicas que solo casas como Chanel aún poseen. A medida que el mundo ha cambiado y el ready to wear ha ganado popularidad, Chanel ha comprado pequeñas Maisons para preservar el “savoir faire" que hace que estos sueños fantásticos cobren vida.

 

 

1/11
Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020