TOM FORD Y GUCCI, UNA ERA MEMORABLE

March 13, 2020

 

 

 

 

 

 

 

El diseñador de Texas fue nombrado Director Creativo de Gucci en 1994, cuando la marca estaba pasando por su fase más difícil: el Director Creativo anterior, Dawn Mello recién había renunciado de la casa de moda, para unirse a Bergdorf Goodman, y las ventas estaban cayendo.

Conocido por artículos de cuero, bufandas y tejidos ligeramente anacrónicos, Gucci apenas tenía una historia que contar y a Ford, recién nombrado, se le dio autoridad total para actuar.

 

En la década de 1990 y los 2000, Tom Ford presentó una secuencia de colecciones fuertes: los famosos vestidos blancos sensuales con cortes provocativos. Las colecciones de 1995 fueron seguidas por un espectáculo combinado con atuendos hiper-sexy para mujeres, trajes elegantes y pantalones ajustados para hombres. Modelos de ambos sexos se pusieron hilos que pusieron bastante incómodos a algunos editores de moda más conservadores. Gucci se volvió atrevida, y sus anuncios también. En colaboración con Carine Roitfeld y Mario Testino, Ford produjo campañas escandalosas que le valieron la reputación del mayor provocador de la moda. A pesar de las críticas, la política de Ford en Gucci demostró ser efectiva: las ventas aumentaron, el zumbido aumentó y su papel en el conglomerado del nuevo Grupo Gucci fue cada vez más importante. Gracias Tom Ford por brindarnos una era que se transformó en leyenda y que sigue hasta hoy en la memoria de los amantes de la moda.

 

Fotografías vía Google Images.

 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE