ASNIERES: ETERNA TRADICION

April 2, 2020

 

 

 

  

Desde que ese insigne atelier comenzó a ser construido en 1859, Louis Vuitton transformó el piso superior en un espacio habitable para permanecer cerca de sus artesanos. Fue así como vivir cerca del corazón latente de la empresa se convirtió en parte de la vida familiar de los Vuitton. Desde entonces, la propia Casa ha viajado, recordando lugares increíbles y apasionantes creaciones. Y, aunque suene contradictorio, mientras las diferentes viviendas de la familia, levantadas en Asnières, recuerdan ciertas épocas distantes, a través de su arquitectura Eiffel y estilo Art Nouveau, el estado anímico de la marca siempre es de absoluta modernidad, tanto para las casas como para los talleres.

 

Casi cinco años después de fundada la Casa, empieza a quedar obsoleta la sede parisina de Vuitton, y es ahí cuando en 1859 se trasladó a unos nuevos talleres en Asnières, que en aquel entonces, más que un barrio, era una pequeña agrupación de bucólicas casas ribereñas donde los pintores llegaban a capturar el reflejo de la puesta del sol en el río Sena. Con su gran capacidad estética, Louis Vuitton tuvo sus nuevos ateliers construidos en el estilo etéreo de Eiffel, una combinación de cristal y acero. Con el transcurso de los años, los edificios se expandieron en conjunto con la cantidad de empleados. Excepcionales equipos de artesanos, talabarteros, carpinteros y cerrajeros que crean y construyen hasta hoy, baúles, piezas claves de la colección y pedidos especiales que se esmeran por la perfección, aportando innovación técnica y estilo por excelencia. Entre el trabajo único de los cercanos ateliers y la apariencia anacrónica de la Casa, la residencia familiar continúa siendo el lugar de grandes ideas y creatividades que fueron tan prósperas en su destino, como en su enfoque visionario.

 

De los diversos baúles creados en los ateliers de Asnières, algunos permanecen almacenados en áticos, mientras que otros todavía son exhibidos por sus dueños. La Casa siempre ha disfrutado de la afición por coleccionar. Todos los archivos de Louis Vuitton siempre están meticulosamente conservados para guardar objetos y documentos preciosos en las mejores condiciones posibles. Registros de clientes, de ventas, carteles y fotografías originales se mantienen en baúles, maletas, bolsas y colecciones listas para llevar. Así también, la galería cuenta con pertenencias personales de príncipes y maharajás, estrellas de cine y modistos, como de clientes anónimos que poseen una exquisita apreciación por la artesanía fina de la firma. Con vicisitudes inesperadas, la constante sensación de creatividad y sorpresa, el visitante entra en una red de fantasía y viaja sin tener que abandonar el mundo de Louis Vuitton.

 

www.louisvuitton.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020