ARCEAU L'HEURE DE LA LUNE

May 5, 2020

 

 

El nuevo Arceau L’heure de la Lune de Hermès es un reloj que ofrece una muy particular perspectiva del satélite terrestre, se trata de la presentación simultánea de las fases lunares en los hemisferios norte y sur. Sobre una esfera de meteorito o de aventurina gravitan dos contadores móviles que, al ritmo de un módulo exclusivo acoplado a un movimiento de manufactura Hermès, presentan emotivas lunas de nácar. Este nuevo diseño es la variación de una complicación clásica de Hermès, así como una interpretación novedosa del extraordinario savoir-faire relojero de la marca. La caja, de oro gris, cuenta con una mecánica ligera.

 

El caballo, en los orígenes de la maison Hermès, se adentra con su galope elegante en el universo de los sueños. A las 12, la luna se adorna con un Pegaso, obra del «soñador-dibujante» Dimitri Rybaltchenko. Esta representación del caballo alado, titulada Pleine Lune, traza el contorno de un pasadizo entre dos mundos, donde magia y realidad se confunden. Al otro lado, a las 6, se refleja con realismo la superficie de la luna vista desde el hemisferio norte.

 

Los dos contadores móviles que indican hora y fecha gravitan, se desplazan por la esfera y desvelan los discos lunares sin perder nunca su orientación horizontal. Un módulo patentado y desarrollado exclusivamente para Hermès se encarga de orquestar esta danza contemporánea. Con un grosor de tan solo 4,2 mm, sus 117 componentes pulidos y granallados se integran en un movimiento de manufactura Hermès H1837. Este logro técnico permite preservar la finura del chasis móvil, que tarda 59 días en sobrevolar completamente la esfera. Las lunas de nácar incrustadas en la piedra muestran las fases de los hemisferios norte y sur. Este misterioso juego de escondite oculta su complejidad, para interpretarlo a través de la imaginación.

 

En este espacio-tiempo, el metal, las estrellas y la roca combinan movimiento y revestimiento en un espectáculo técnico y estético nunca antes visto con una simbología gráfica y sencilla. La doble luna se eclipsa con un mecanismo de ventanilla tradicional para mostrarse en toda la superficie de la esfera. Es una visión libre e intrépida de la relojería mecánica, a través de la mirada de Hermès. La caja Arceau de asas asimétricas, diseñada en 1978 por Henri d’Origny, se convierte en un cráter lunar de meteorito o de aventurina. Las esferas lacadas, que gravitan como un satélite, presentan cifras arábigas con la tipografía inclinada característica del modelo Arceau. Esta pieza de alta relojería se ha confeccionado en dos series limitadas de cien ejemplares cada una, y se viste con una correa de aligátor mate grafito o azul abisal.

 

Fotografía gentileza de Hermès ©Joel Von Allmen.

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020