DIFERENCIAS DE LA PIEL SECA Y LA DESHIDRATADA

May 28, 2020

 

Tu piel se siente seca y tirante, pero ¿sabrías diferenciar si es porque es seca o deshidratada? ¿Sabías incluso que no es lo mismo? Una pista: una necesita aceite y la otra agua.

 

Uno de los mayores y más comunes errores es confundir la piel seca con la deshidratada. Comúnmente creemos que la sequedad de la piel es un resultado de la falta de agua, pero eso es totalmente incorrecto. No son lo mismo y puedes estar usando un producto que no solo no te sirva, sino que esté empeorando su estado.

Vamos por parte. La deshidratación es un estado de la piel dada por la falta de agua y la piel seca es una condición de la piel, dada por la genética. Piel seca tiene bajo nivel de aceite y piel deshidratada bajo nivel de agua.

 

Nuestra piel sólo puede ser: grasa, mixta o seca, y todos estos tipos de piel pueden pasar por periodos de deshidratación. En resumen, la piel seca es un tipo de piel, mientras que la deshidratación es una condición, es decir, algo puntual.

Si bien, los síntomas son parecidos, lo que ocasiona muchas veces esta confusión, el origen del problema es distinto y por eso los productos para tratarlo también lo son. La piel seca necesita productos que le aporten lípidos, que la nutran, mientas que la deshidratada requiere agua.

 

Ahora la pregunta clave, ¿cómo reconocerlas?

La piel deshidratada se manifiesta principalmente por tener una sensación de tirantez constante en la cara, independiente del nivel de grasa que tengamos. En general, aparecen pequeñas líneas transversales en las mejillas cuando ponemos los músculos en tensión y que desaparecen cuando la relajamos. Podemos notarlas especialmente al reír.

 

La piel seca es más proclive a tener las líneas de expresión muy marcadas, al tacto es dura y áspera, puede en muchas ocasiones descamarse, presentar picazón y zonas rojizas. Esto porque al estar afectada la barrera cutánea de la piel, se producen inflamaciones que desencadenan en este tipo de manifestaciones. Si a este tipo de piel le aportas hidratantes va a tener un alivio, pero no soluciona el problema y la resequedad volverá inmediatamente.

 

Una vez que tienes la claridad en la diferencia viene la siguiente pregunta, ¿qué tipo de productos usar? Como la piel deshidratada necesita rehidratarse, lo primero es aumentar la ingesta de agua, ya que esa es la única manera de hidratar los tejidos. Ahora, en lo que se refiere a productos cosméticos, busca siempre principios activos que retengan el agua. Para hacer esto aún más simple, el ácido hialurónico no debe faltar en tu rutina.

 

Si tu caso es el de piel seca, lo que necesitas es agregar aceites y nutrientes a tu rutina y alimentación. Las cremas nutritivas son lo tuyo y tu gran aliado, las ceramidas. Busca productos ricos en Vitamina E y Niacinamida. Consume alimentos ricos en aceites esenciales, frutos secos, palta, salmón, por nombrar algunos, y omega 3, ya que estos desinflaman, pueden ser, semillas de chia, linaza, almendras.

 

Entender la diferencia y conocer nuestro tipo de piel es esencial, ya que, de esa manera, podemos usar los productos que realmente necesitamos y lograr equilibrar nuestra piel para que esta luzca su mejor cara.

 

Fotografía: Eduardo Rezende

Edición de moda: Maria Von Sothen

MakeUp: Moises Ramirez

Hair: Gianluca Mandelli

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020