CRYSTAL RENN

April 5, 2019

 

Hay divas a medias y hay divas de verdad. De esas que parecieran no tener época, ni origen. Algo así sucede con Crystal Renn, la modelo nacida en Miami, con rasgos italianos y mirada felina. Carismática, su pelo negro como la noche más oscura enmarca una cara inolvidable, como la de esas actrices de antes. Sus curvas, que la encumbraron como una cotizada modelo del plus size, hicieron del XL un objeto de deseo y de poder.

 

Fotografías: Greg Swales

Edición de Moda: Jorge Morales

Texto: Bernardita Braun

 

El contenido complementa una imagen fuerte. Despista con un aire oriental y un cariz casi desafiante e indignado con el mundo, pero no. La verdad es que Crystal no tiene ningún enojo; más bien es contestataria y tiene opinión aguda sobre la actualidad: se ha transformado en vegana, adora el yoga, cree a ciegas en la astrología, tiene talento y pasión por la fotografía y, a través del vaivén de su peso corporal, se ha transformado en un referente sobre la diversidad, los nuevos cánones de belleza y todos los pecados que la acechan.

 

El mundo ha cambiado notoriamente desde tus comienzos como modelo, ¿cómo explicas que, siendo tan joven, defendieras la idea de aceptar la diversidad, y que la moda podía ser un posible camino para lograrlo? Yo estoy profundamente relacionada a las minorías de muchas maneras. Mis pensamientos, mis valores espirituales, mi familia, mi imagen, incluso mi sexualidad… todo eso influyó en que yo siempre viera una alternativa, incluso en otros con gustos más conservadores. Jamás me he conformado con lo que se “supone” debe ser. Fui la única chica gótica en un colegio católico; a los 17 me fui a vivir con mi abuela a Mississipi, y ahí me enfrenté al racismo y a la discriminación religiosa… En el colegio me apodaban Pocahontas por mi imagen alejada del concepto Barbie… todo eso me influyó profundamente en lo que hoy soy y en lo que pienso.

 

1/3

¿Y cómo fue tu incursión en el mundo de la moda, considerando todo el background que traías contigo? Cuando comencé en moda, los estándares de peso eran muy estrictos, y yo no era la talla 0 que se requería en esa época. Mis nuevas disciplinas fueron el sobreejercicio y restricción alimentaria, un estilo de vida muy opresor. Me acuerdo que un día estuve ocho horas seguidas en el gimnasio preparándome para una sesión de polaroids al día siguiente. Mi cuerpo colapsó y apenas pude caminar después del entrenamiento… ese día sentí algo fuerte, que jamás había experimentado. Es como si presintiera que iba a enloquecer y que debía hacer algo de inmediato para salir de ese sentimiento… no significaba que debía renunciar a mi carrera, sino que tenía que cambiar mi manera de pensar. De inmediato. Al llegar a la sesión, me dijeron que estaba muy gorda… ese día decidí que me convertiría en una modelo de tallas grandes y dejaría mi evidente anorexia en el pasado. Ese día marcó un antes y un después, lo recuerdo como una verdadera epifanía.

 

Entrevista editada para publicación digital. Imágenes y artículo completo en edición impresa.

ISSUE #26 disponible en quioscos y supermercados del país.

 

 

 

Makeup: Deanna Melluso @ See Management con Marc Jacbos Beauty

Hair: Jerome Cultrera @ L'Atelier NYC

Manicurista: Julie Kandelac @ Bryan Bantry

Asistente de Moda: Amelia Frances y Mohamed Gomaa

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE