EL REGRESO A CASA FENDI

October 30, 2019

Delicada, elegante, funcional, esta tradicional firma se une a una prestigiosísima arquitecta para proyectar la calidez de volver a casa. La nueva colección de Casa Fendi, denominada “Back Home”, es un homenaje a sus raíces, a las doble F de su logo, ese que hizo célebre Karl Lagerfeld en los 80. Nostalgia y futuro hacen el tandem perfecto en la propuesta para proyectar un hogar como ningún otro. 

 

por Carlos Loyola Lobo

 

 

Algo pasa con el interiorismo. Más dinámico que nunca, toma un protagonismo envidiable de la mano de las grandes firmas de moda. Primero fueron las novedades de Versace Home, exhibidas exclusivamente y con contundente excentricidad y color durante la última Feria del Mueble de Milán. En el mismo evento que congrega a las firmas más reconocidas que diseñan mobiliario para la vida doméstica, Fendi no podía conformarse con la ausencia. La casa romana vinculada al boato desde su nacimiento, hace ya un siglo, aprovechó la buena fama que la precede y posicionó su fabuloso logo y su solemne mirada de lo que cualquier mortal, ese con abundante poder adquisitivo, debiera tener en el interior y exterior de su hogar.

 

 

No es novedad el vínculo inquebrantable entre esta firma y el diseño en todo el sentido de su significado. Desde 1989, Fendi Casa ha creado muebles y objetos para espacios comerciales y personales con un mantra inalterable: la elegancia atemporal y las dimensiones estéticas prácticas.  Por eso se entiende que esta vez el Luxury Living Group aprovechara la última versión del Salón del Mueble de Milán para exhibir la tercera colaboración entre la casa de modas italiana y Christina Celestino, célebre arquitecta y diseñadora de interiores. La colección fue denominada “Back Home”, lo que trasunta un nuevo concepto, que a todas luces exhala Italia: que los muebles reflejen una idea más sentimental sobre las comodidades del hogar y el cariño de estar en familia. “La famiglia” como eje central, pero la exuberancia viene de la mano de lámparas ajustables, alfombras tejidas a mano, con una paleta enérgica; espejos inspirados en gemelos y mesas auxiliares de edición limitada, basadas en un boceto del icónico logo FF que Karl Lagerfeld diseñó en 1983. Los sofás aparecen tapizados en materiales que incluyen mármoles y ónix, los cuales conjugan todo el estilo que ya debiéramos suponer, con superficies metálicas, además de combinaciones insólitamente sorpresivas, sin duda, las estrellas de una colección majestuosa. Y es la majestuosidad un concepto que se repite una y otra vez en este espacio. Casi se nos hace costumbre el espectáculo.

 

 

De alguna manera, Casa Fendi mira a la Ciudad del Cabo sudafricana como inspiración y sueña con evocar la naturaleza a través de una sinfonía de matices que van de los azules claros, verdes, degradaciones de grises y algunos colores saturados aplicados en accesorios y artículos decorativos complementarios. 

Y aunque todo es delicado, cada pieza es un mix de elegancia, audacia y amor por el diseño. Recorrer su propuesta es un viaje que te lleva de paseo por una casa burguesa de Roma de los años 70. Un interesante flash back de estilo en el que destaca, sin ninguna misericordia, el sillón Thea. En medio de una decoración pensada para el jardín, su característico cojín circular y materiales de alta tecnología -que realzan los beneficios del cuero- son el foco visual indiscutido. Hay cientos de detalles irresistibles, pero, sin duda, los bordes decorados con el icónico trenzado del clásico bolso Peekaboo, presentes también en la geometría del respaldo del sillón, nos recuerdan su injerencia en la industria de la moda. 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE