ICON: ANTHONY VACCARELLO

October 8, 2019

Con Yves o sin Yves, Saint Laurent se rinde a la mirada del ítalo-belga Anthony Vaccarello y su eterna devoción por la sensualidad. Bajo su genialidad, la firma se reviste de más negro, de más cuero y actitud. También de show. Su fórmula tiene a medio mundo mostrando piel y apuntándose en una eterna lista de espera por sus diseños.

 

por Bernardita Braun

 

 

Saint Laurent, la firma homónima de un genio, la que borró su nombre de pila, Yves, en su Pret a Porter para otorgarle el poder total y sacro a un apellido venerado en el mundo entero. Más que una fórmula, mucho más que un ícono y presumiblemente más que la sexualidad desplegada en cada una de sus propuestas, Saint Laurent reedita la alta costura. Hoy se mueve entre el éxito, las chicas cool y te tienta con quererlo todo, incluso esos maxiabrigos de hombreras gigantes que abrieron su desfile para el Invierno 2019. Sin duda, Saint Laurent ha cambiado, pero al mismo tiempo es más Saint Laurent que nunca. Durante cuatro años la firma le perteneció a Hedi Slimane y desde hace tres años es Anthony Vaccarello su director creativo; dos hombres, dos nombres y una mismísima visión, compartida en colecciones que transmutan a través de sus creaciones un lenguaje parecido; que proyectan tener varios rasgos fraternales y que sostienen un incondicional apego al artífice de la firma; eso sí, cada uno a su manera. Hay respeto por su esencia; hay admiración por la persona que reencarnara Yves, hay modernidad.

 

Saint Laurent no se ha movido ni un ápice de su esencia. Quizás las modelos se vean más esqueléticas que nunca, quizás el setting de cada desfile provoque asombro, pero nada lo aparta de su visión. Esta firma francesa es sensualidad, es poder femenino y masculino, es sofisticada disrupción, es volumen y es microvestidos, es sartorial, es medias con puntitos, es blanco y negro. Pero ante todo, es rock and roll. Siempre ha tenido un vínculo potente con la música. Y hay mucho beat en su propuesta; hay fidelidad e intimidad con cantantes megafamosos de la industria. Mick Jagger jamás habría dejado a otra persona inmiscuirse en su armario. Pero a Anthony Vaccarello sí. Fue ahí donde el director creativo tomó las bases que plasmaría en su colección de hombre para el próximo verano, esa misma que presentó, desafiante, al borde de la costa Californiana.

 

Cambia la locación, se despliega a otros continentes, pero colección tras colección hay remembranza del propio Yves: en sus diseños que lo recuerdan paseándose encantado con Mick Jagger y Bianca; en sus siluetas sartoriales, en la eterna sensualidad. ¿Qué podíamos esperar entonces de Vaccarello en las dos últimas propuestas, tanto para hombre como para mujer? En capitular, TODO. Lo que fascina es el séquito de influencers, cantantes y seres humanos que en cualquier idioma -sean los chéveres, los bacanos, los cuáticos, los guay- adoran el Saint Laurent de estos tiempos. Prendidos de un poderoso mantra, la firma vive un glorioso momento.

Detrás de tanta bonanza está Hering, el grupo que maneja el lujo a su antojo, que ha hecho de Gucci y Alessandro Michele, su director creativo, otra dupla inalienable, el que trajo a Vaccarello a la maison. Y no se equivocaron. Con el italiano, los márgenes se han vuelto a elevar, la inventiva es prolífica, el show inolvidable y hay listas de espera para tener uno de sus diseños.

 

Artículo editado para publicación digital. Encuentra el artículo completo en edición impresa.

ISSUE MAN #29 disponible en quioscos y supermercados del país.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE