INTERIOR: THE MARK HOTEL

July 24, 2019

 

Dicen que el penthouse del Mark Hotel es la suite más grande de toda América. Que solo ese penthouse cuenta con cinco habitaciones, cuatro chimeneas, seis baños, dos bares, un piano, una gran biblioteca, comedor, una impresionante terraza con reposeras desde donde se divisa el MET y el Central Park en todo su esplendor. Esta es la joya de Nueva York, y esto es solo el inicio.

 

por Carlos Loyola Lobos

 

El pasado lunes 6 de mayo, cinco paraguas oscuros rodeaban a Lady Gaga, quien salía del Mark Hotel junto al diseñador Brandon Maxwell, con un vaporoso traje color magenta intenso, rumbo al Metropolitan Museum, donde oficiaría de anfitriona en una nueva Gala del MET, que este año usó como inspiración la estética del “camp” como vitrina del “no estilo”. Además de Gaga, el diseñador Alessandro Michele, director creativo de Gucci; el cantante y actor Harry Style, la tenista Serena Williams y la editora de Vogue, Anna Wintour, produjeron sus outfits y se alojaron durante esa noche en el célebre recinto, uno de los más emblemáticos y lujosos de Manhattan, entre los de más alta categoría. Es que el Mark Hotel es superlativo.

 

A pasos del Central Park, a dos cuadras del Metropolitan, de The Frick Collection, la Neue Gallerie y el Guggenheim, rodeado de boutiques, bares y restaurantes superexclusivos, el Mark Hotel se emplaza en lo que se conoce como la Museum Mille en Nueva York, uno de los sectores más codiciados del Upper East Side, barrio hiperexclusivo de Manhattan. Quizás lo has visto por fuera. 

Durante los días previos a la Gala del MET, celebridades como Gwyneth Paltrow, Lily-Rose Depp, Saoirse Ronan y Bella Hadid han sido capturadas por las cámaras entrando y saliendo de él. Se dice que la propia Donatella Versace organizó una gran fiesta durante la versión anterior del evento de moda. Es también el lugar que Meghan Markle eligió para realizar su babyshower junto a un grupo de amigas actrices y donde se alojó durante cinco días. Lo cierto es que esta maravilla se ubica en un hermoso edificio histórico que data de 1927, en la esquina de Madison Avenue con la 77, y contiene suites absolutamente épicas, incluido un penthouse de cinco habitaciones, cuatro chimeneas, ascensor privado y que cuesta nada menos que 75 mil dólares la noche. 

 

 

Favorito de personalidades como Oprah Winfrey y Victoria Beckham, se sabe que es el hotel elegido por el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, cuando viaja a la Gran Manzana junto a su esposa, Juliana Awada. El Mark Hotel que conocemos adquirió esta fantástica apariencia luego de una remodelación integral. El prestigioso decorador Jacques Grange (diseñador francés entre cuyos clientes están Yves Saint Laurent, Karl Lagerfeld, Valentino o la familia real del principado de Mónaco) tuvo a cargo la transformación. 

Una suite por cada dos habitaciones (en total 50 suites y 106 habitaciones), este hotel lo tiene todo para ser el epicentro chic del momento. Su gran terraza cubierta, de 240 metros cuadrados y con vistas al Central Park -sí, una joya por donde se le mire-, comparte la vista con el piso 17, en el que se sitúa un espectacular ático.

 

Pero hagamos un recorrido a fondo por esta maravilla que lleva décadas siendo un referente de estilo y elegante bastión del Upper East Side. Una habitación cualquiera en el Mark cuesta desde 800 dólares la noche y cuenta con un restaurante atendido por el chef Jean George Vongerichten, merecedor de tres estrellas Michelin. Se trata de un menú de clase mundial, con platos clásicos europeos con sutiles innovaciones. La carta resulta una sorpresa para los paladares simples o con gustos más vanguardistas. Desplegada una gran pared hecha de cobre y vidrio en pleno comedor y con una colección de vinos boutique, el restaurante tiene capacidad para 104 personas, además de un sector privado para 20 invitados. 

 

 

El Mark Bar es el lugar más elegante de la avenida Madison. De eso no hay duda. Su diseño fue encargado al artista francés Guy de Rougemont y los muebles tienen la firma de Vladimir Kagan. El Punch Fitness es el gimnasio del hotel. Los huéspedes pueden reservar entrenamiento personal, pedir evaluaciones físicas y dietéticas, o tomar clases de artes marciales mixtas y kickboxing. Pero hay más: The Mark se asoció con John Lobb, el creador de calzado y accesorios para hombres más exclusivo del planeta y con él instalan un espacio de lustrado de zapatos ubicado en el segundo piso del hotel. Este servicio, además de estar disponible para los huéspedes, puede ser disfrutado por los turistas, grandes empresarios y residentes del vecindario. Frédéric Fekkai es el célebre estilista y empresario francés. Su salón de belleza está dentro de las instalaciones, y si sus huéspedes sueñan con el corte de moda o un brushing de último minuto pueden pedir el servicio desde su habitación. Fekkai seleccionó personalmente al team que trabaja en su salón boutique dentro de The Mark y sus clientes disfrutan de un nivel de atención inaudito.

 

Esto no termina acá. El hotel más cool del momento cuenta con una elegante flota de bicicletas como servicio adicional para sus clientes estrella. Fabricadas por Republic Bike, estas incorporan elementos propios de la marca y son diseñados por Jacques Grange. Recorrer la Big Apple en una con caja de cadenas de rayas y campanas con el monograma del hotel es toda una experiencia. La cesta de picnic, con el distintivo “Mark” impreso en blanco y negro, incluye almuerzo para llevar al parque, con manta, cubiertos, condimentos y un enfriador de botellas especialmente diseñado, además de un mapa ilustrado del Central Park para el recorrido en dos ruedas. 

 

 

El hotel ofrece caprichos dignos de ricos y famosos, como la posibilidad de hacer compras privadas durante las 24 horas del día con acceso libre a los célebres almacenes Bergdorf Goodman. Pero lo más espectacular es el barco del hotel, diseñado por Herreshoff y que está disponible para que los huéspedes lo alquilen para un viaje de tres horas por la bahía de Manhattan. Los pasajeros pueden disfrutar de un menú a bordo, con pequeños bocados y refrescos, mientras contemplan las puestas de sol o una visita a la Estatua de la Libertad. Diríamos que quedarse unos días en The Mark Hotel es, sin duda, la mejor manera de vivir la ciudad que nunca duerme.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

ISSUE

SANTIAGO, CHILE © COPYRIGHT  |  2020