J'ADORE LILY-ROSE DEPP

April 23, 2019

 

Ni tan niña ni tan mujer, Lily-Rose Depp es talento mezclado con desenfado y bastante cerebro. Nada fácil ser la hija de, mucho menos escapar de las etiquetas. Con un ADN insigne, aprovecha la belleza y el talento para demostrarse a sí misma -jamás al mundo- que más que una promesa es una poderosa realidad.

 

Por Bernardita Braun

Imágenes Chanel

 

En el universo de las celebridades sobran las Lilys… Aldridge, Collins,  Allen..., pero indiscutiblemente existe una sola Lily-Rose. Su figura no aparece de la nada; no es que de un día para otro su Instagram estallarn con 3,3 millones de followers, ni nos asombrara, de súbito, su cándida existencia. Siempre supimos de ella. Sin necesidad de hablar, el nombre Lily -Rose Depp ha estado ahí, desde el minuto uno de vida… en tabloides, en canciones, a través de su estilo o en forma de tatuaje en el pecho de su papá. Solo esperábamos que creciera, que se desprendiera de la poderosa figura de sus progenitores, Johnny y Vanessa, dos íconos resonantes en el mundo de la música y de la actuación.

 

Con 19 años, no tiene el famoso diastema de su mamá, pero es innegable que tiene mucho de Vanessa Paradis. Irrevocablemente, la dulzura heredada de su madre queda subyugada a un segundo plano cuando el poder de la mirada Depp está en sus ojos. ¡Cómo desconocer en ella los pómulos pronunciados y ese aire desenfadado tan propio de su padre! Lily-Rose sería un macarón acompañado de una Coca Cola con hielo y bastante gas; un encantador mix de dualidades que se da de manera tan natural en esta chica que hechiza, que viste de Chanel y camiseta, y que creció entre la abundancia y la libertad. Medio escondida de las luces, en ella los opuestos funcionan en sintonía.

 

 

Como su nombre, que combina una lily, flor sindicada a lo inmaculado, y una rosa, símbolo de la pasión en todas sus formas; o como su doble nacionalidad, la mezcla perfecta del j´ne sais quoi francés con el desparpajo más cool de Los Ángeles. Lily-Rose es herencia y talento; es carisma envuelto en un cuerpo sin grandes curvas, y mucho charme. Chanel la reclutó en 2015 como su embajadora. Imposible no asociarla a la tradicional maison que ya había tenido una larga historia de amor con su madre. Desde 1991, Vanessa Paradis mantiene un lazo, casi de sangre, con la firma, y su poderoso rostro todavía le pertenece al perfume Nº5 y al clásico bolso de la línea Cambon. El Káiser las adoraba y, llevando pelo a lo bob o jeans y little black jacket, lo de musa les queda sin esfuerzo. Ambas se han columpiado con elegancia circense en nombre de la casa francesa. Sea en la campaña de un perfume o llevando la gama de rojos más rebeldes de su colección de rouges, madre e hija son el vivo espíritu de Coco.

 

Hoy Lily-Rose es rostro de L´eau Nº5 y sus ojos promocionan la mirada de la nueva chica Chanel. Bañada en perfume o al natural, el recorrido de sus 19 años incluye películas, discografía, videos musicales y una que otra nominación como actriz. Ella no es puro nombre; se dice que es brillante, y al escucharla, la gravedad de una voz segura y de opinión hábil contrasta con la candidez de su cara y sus movimientos que recuerdan que aún le queda algo de infancia.Lily- Rose enrolla los ojos hacia arriba cuando habla, y acaricia su pelo, en un derroche de legítima sensualidad, mientras sonríe y se mece de un lado a otro.

Ícono millennial - centennial, harta de las etiquetas, espontánea como su padrino Marilyn Manson, su camino va por la interpretación. Ella misma lo confiesa: se siente cómoda y feliz delante de la cámara. La hemos visto en cameos y en filmes como “Yoga Horses”, “Planetarium”, junto a Natalie Portman, o en el papel de Isadora Duncan, en la película “La Danseuse”; en “Faithful Man”  o en “Les Fauves” del director francés Vincent Mariette.

Con sus padres o sin ellos; con apellidos rimbombantes o a secas, Lily-Rose estrenará  en 2019 “The King” en compañía de Timotheé Chalamet y Robert Pattinson. Otro definitivo paso en una existencia que ya promete convertirse en leyenda.

 

 

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE