BODY: MARÍA JOSÉ LOPEZ

June 4, 2019

 

En un universo real encontramos a una mujer sensual como ninguna. Divina en muchos aspectos, representa demasiados adjetivos, además de curvas, y es tan entusiasta y alegre, que nosotros la comparamos con el sol. Enfundada de riguroso negro, coquetea con Eros y Versace, mientras da cátedra sobre maternidad y la importancia del erotismo como arma de seducción femme. La mujer y el personaje coinciden en un pelo rubio como el de Donatella y en el sobrenombre Coté. Nosotros desvelamos a alguien mucho más poderoso. Con ustedes, gente linda, María José López. 

 

Por Bernardita Braun

Fotografía Jaime Arrau

Edición de moda Roberto Torres

 

Muy pocas personas le dicen Jose. Quienes tienen acceso a esas dos sílabas, probablemente conozcan a esta rubia debilidad bien de cerca y sepan en primera persona que María José López, la mismísima Coté, es exactamente lo que uno ve, tanto dentro como fuera de su Instagram. Es livianita, pero sexy a rabiar. Y quizás es esa exótica combinación de maternidad bien llevada con sueño erótico a escala, lo que la hace tan interesante. Podríamos asegurar que hasta Eros, el dios del erotismo, caería redondito al oírla hablar, la consolaría tiernamente -puede que hasta se olvide de que es una deidad- y al escucharla decir que “se siente más sola en Chicureo que en Dubái” le daría una mano en la crianza.

 

 

Cuatro niños a cuestas y bastante voluntad para seguir por el mundo entero al Mago Jiménez, su marido, el futbolista buenmozo, avalan su carácter. Hay que reconocer tenacidad en sus 30 años. Segura de sí misma, ni un comentario venenoso, ni un chisme malintencionado, nada parece destruirla. A veces ha cerrado su cuenta de Instagram, es que hasta ella se aburre de tanta superficialidad. Pero quizás sea la superficie y la espontaneidad, o simplemente su actitud, lo que la gente, “su gente linda”, busca en su persona. Y todos encuentran algo: a la mamá, a la amiga, a la hija, a la bomba erótica, a la sicóloga que aún no se titula, a la coach. El buen augurio es que hay María José López, y en abundancia.  

El mismo perfume dulce, el mismo carácter, la típica sonrisa muy suya. Sonríe harto, y transita por este mundo con confianza y ropa stretch. Sus dientes grandes y bien reconocibles van a la conquista de quien la mire. El mismo Mago cae rendido ante esa cualidad de reírse siempre, de amanecer contenta y encontrarle el asunto positivo al más dramático de los escenarios. Ella es así.

 

 

Durante la sesión de fotos, es María José quien pareciera reencarnar el estatus de diosa. A ratos, esta divinidad de mujer se enfunda de sensual negro, à la Versace, y parece estar dispuesta a competir de igual a igual con Eros. Ese misterioso ser, poderoso y mitológico, que proclama demasiados atributos reencarnados por un hombre perfecto.  En este caso, el poder se lo lleva una fémina. Pero ella no intimida. Pasa algo muy sobrenatural con esta figura: todo el mundo la quiere. Y eso es raro. En un país de chaqueteros y envidiosos, reconocer que hay una chilena que alguna vez pecó de escándalo, que revela su vida sin pudor, que es sexy y más encima feliz, es, por decir lo menos, milagroso. En ella no hay posturas, solo un cuerpo perfecto. O quizás no tanto. Se ríe de los desajustes post embarazo y a viva voz se queja de su boca “medio rara” o su nariz un poco desbalanceada. Pero, al igual que Eros, hace de sus imperfecciones su propia fortaleza.

 

Volvemos a la divinidad. El amor se asocia a Dios y este sentimiento se le da fácil. La Coté ama a su marido, a sus niños, a su gente linda y a sí misma. Ella es sensible, empática, simpática, generosa. Pero pretenciosa. No es raro que al pasar frente a un espejo se mire - y se admire- sin culpa. Tampoco niega lo que pocas se atreven a confesar abiertamente. A esta mujer le gusta mostrar su cuerpo. “Viene muy de mí… me gusta el calor, me gusta la piel, estar dorada; me gusta llamar la atención, arreglarme, sentirme bonita”. 

 

 

Producción de moda Javiera Murtagh

Asistente de moda Guido Vera

Makeup Poli Picó con Chanel y Morrocanoil

Asistente de belleza Florencia Rudolphy

Asistente de foto Edgardo Aguilar

Filmmaker Patricio Soto-Aguilar

Agradecimientos especiales Constanza Lara

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE