STELLA MAXWELL

April 13, 2018

 

Hija de padres irlandeses, de nacionalidad belga, pero con pasaporte británico, desde que llegó a Nueva Zelandia, Stella comenzó a descubrir su afición por la moda y la alta costura. Gracias al trabajo de su padre, un diplomático de Bélgica, hasta los 13 años Stella vivió en Bruselas, luego se mudó a Canberra, Australia, y finalmente aterrizó en Wellington, Nueva Zelandia, donde asistió a la Universidad de Otago. 

 

En ese preciso instante fue descubierta y comenzó su carrera en el mundo publicitario y de la alta costura. Hoy, con 27 años y una energía avasalladora, Maxwell es una de las supermodelos más codiciadas del mercado, una potencia rubia que no solo es una cara bonita y un cuerpo envidiable, también es una mujer con opinión y que vibra con cada paso que da. “Apoyo a todas mis ‘compañeras’”, menciona con efusividad cuando le consultamos sobre los recientes movimientos como Time’s up y #MeToo, que defienden y visibilizan a las mujeres que han sufrido abusos tanto en la industria de Hollywood como en otras áreas profesionales. En una de sus redes sociales más activas (Instagram) –y su favorita–, la veinteañera expresa sus opiniones y también muestra sus constantes viajes. “Instagram es la manera de comunicar, compartir y expresarme. Es una conversación continua y divertida de la que me siento parte”.

1/3

Su trabajo la mantiene entre Los Ángeles y Nueva York, y varias veces al año también visita varias capitales europeas. Sin embargo, su más destacado trabajo la llevó en 2017 a una de las ciudades más cosmopolitas y activas de Asia.

 

Entrevista editada para publicación digital. Leer artículo completo en edición impresa.

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
SUSCRÍBETE

Suscríbete y regala

seis números anuales 

de ISSUE